Cómo cuidar los pies durante el verano

Como cuidar los pies en verano

Con la llegada del verano los pies, acostumbrados a llevar calcetines y calzado cerrado durante tanto tiempo, experimentan un cambio drástico cuando utilizamos un calzado abierto o sandalia.

Ante esta situación, los expertos recuerdan que son una de las extremidades que más sufren en los días de playa y recomiendan prestar especial cuidado en los meses de verano.

¿Cómo cuidar los pies?

Los problemas más comunes que nos podremos encontrar son los siguientes los enumeramos a continuación.

Rozaduras y ampollas

Son debidas a la fricción de la piel desnuda del pie contra el nuevo zapato o sandalia.

Si aparecen las temidas ampollas debemos desinfectarlas y cubrirla con apósitos especiales para tratarlas:

  • Compeed ampollas, gel protector que alivia el dolor al instante y evita la fricción.
  • Compeed callos, tratamiento con ácido salicílico que alivia, protege y ayuda a cicatrizar.
  • Apósitos Salvelox para ampollas y zorduras, de material hidrocoloide que forma una capa protectora.

Exceso de sudoración

En el pie tenemos una gran cantidad de glándulas sudoríparas, es por ello que las personas que tienen hiperhidrosis, poseen mayor humedad y esto puede derivar en otros problemas como las grietas interdigitales.

Si sufres exceso de sudor existen desodorantes y antitranspirantes como:

Sequedad excesiva de la piel

Ésta se puede apreciar visualmente en la zona de los talones, cuyos bordes aparecen blanquecinos debido a la falta de hidratación y acumulación de hiperqueratosis.

En nuestra página web podéis encontrar:

Infecciones cutáneas por hongos

Entre ellas nos encontramos con el pie de Atleta, que aparece en los dedos y provoca una piel enrojecida, seca y escamosa. En ocasiones, también pueden aparecer grietas o ampollas.

Se trata con antibióticos o antimicóticos y suele curarse con constancia en el tratamiento.

En este caso es el especialista el que debe indicar el tratamiento más adecuado.

Consejos para tener unos pies perfectos

Para evitar estos problemas, los expertos no dan estos consejos básicos para cuidar nuestros pies:

  1. Lava e hidrata los pies a diario y no andes descalzo en piscinas ni baños públicos.
  2. Usa chanclas de goma para prevenir infecciones.
  3. Usa calzado con sujeción en el tobillo, bien ventilado, que sea cómodo, suave y transpirable
  4. No es adecuado compartir toallas o calzado.
  5. Aplica cremas hidratantes, preferiblemente por la noche para evitar aumentar la sudoración durante el día y también el uso de una lima o piedra pómez en las zonas rugosas y ásperas de los pies un par de veces por semana.
  6. Utiliza calcetines preferiblemente de fibras naturales como el algodón y el lino, para que favorezcan la transpiración y evitar infecciones.
  7. Protege los pies del sol al igual que el resto del cuerpo con una buena crema solar protectora.
  8. Evita zapato de suela plana y opta por tacones de 2 a 3 cm.
  9. Acude al podólogo antes y después de irte de vacaciones para eliminar todo tipo de hiperqueratosis.
  10. Realizar un corte correcto de las uñas, y si hubiese algún tipo de lesión tratarla.
  11. En el caso de los diabéticos se aconseja que acudan varias veces durante el verano al podólogo, ya que a veces pierden la sensibilidad y no sienten cuando se lesionan.

Y… por último, ¡Observa tus pies todos los días para detectar posibles lesiones y tratarlas lo antes posible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

¡Gastos de envío gratuitos para compras superiores a 45€! Descartar