Mostrando 1–12 de 235 resultados

Higiene personal para el bienestar y la felicidad

Una de las condiciones de un estado optimista es sentirse bien con uno mismo. La higiene personal es parte fundamental de la autoestima necesaria para enfrentarse cada nuevo día a las circunstancias de nuestra vida. Manteniendo unos cuidados corporales básicos, además, proyectamos una imagen agradable hacia los demás, facilitando las relaciones personales. Mantener la higiene diaria es una señal de respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás.

La higiene personal es importante también para nuestra salud. Hay muchas enfermedades que se pueden prevenir manteniendo el aseo personal. Sin darnos cuenta, algunos microorganismos que están en el aire, la tierra, el cuerpo y los alimentos pueden pasar de una persona a otra provocando enfermedades en apariencia sencillas como una gripe. Otras veces, por descuido personal, podemos desarrollar problemas graves como alergias o sarpullidos.

Los hábitos de higiene personal han de ser inculcados a los niños por los padres desde bien pequeños de manera que les resulta fácil y divertido cuidar de si mismos, a la vez que aprenden a convivir con otras personas.

Hábitos de higiene personal

Comencemos nuestras rutinas de higiene desde la cabeza:

  1. Cuidado del cabello. Salvo que existan problemas de grasa o sequedad capilar, en cuyo caso será necesario consultar con un dermatólogo, el pelo lucirá limpio y sano lavándolo tres veces por semana con un poco de champú de buena calidad. En este sentido, se recomienda que este no contenga fragancias ni alcohol, esto es, que sea neutro. Los champús cosméticos (para pelo rizado o teñido) pueden ser utilizados de forma alterna con el champú neutro.
  2. Ducha diaria, especialmente en climas muy calurosos en las épocas de verano. Este tema es controvertido porque hay quienes defienden que con dos o tres duchas a completas a la semana es suficiente para mantener una buena higiene corporal, siempre y cuando lavemos nuestro cuerpo a diario por partes, sobre todo pies, axilas, ingles y genitales. Pero está el tema del sudor que puede resultar muy desagradable en las distancias cortas. A veces, un desodorante puede paliar la situación, pero no siempre.
  3. Cuidar la higiene íntima con sumo cuidado evita infecciones tanto en los hombres como en las mujeres. Utilizar jabones con un ph específico y evitar los desodorantes que pueda producir irritaciones. No utilizar esponjas sino nuestras propias manos bien limpias y secarse adecuadamente son normas sencillas a la vez que eficaces.
  4. La higiene bucal no sólo previenen el mal aliento, algo molesto cuando interactuamos con otras personas, sino que evitan y protegen nuestra dentadura de graves enfermedades como la gingivitis. Cepillado de los dientes concienzudo después de cada comida y siempre antes de dormir evitarán la caries. Los niños tienen que ser bien educados en este sentido.
  5. Por último, tenemos que mantener las uñas y manos bien cuidadas, un buen momento para hacerlo es después de la ducha.

La higiene personal empieza siempre por un correcto lavado de manos, frotando una contra otra cuidadosamente y entre los dedos, usando abundante agua y jabón suave. Tan sencillo como eficaz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

¡Gastos de envío gratuitos para compras superiores a 45€! Descartar