Consejos de Higiene y Cuidado de la Piel de tu Bebé

cuidados del bebe

La piel de bebé es muy finita y por lo tanto, frágil y delicada. Su epidermis se encuentra en período de maduración. Y es que cuidar la piel del bebé de forma adecuada es vital para prevenir infecciones cutáneas en el futuroUno de los problemas más frecuentes es la dermatitis atópica tal y como ya te contamos en una de las anteriores entradas de nuestro blog, afortunadamente en la gran mayoría de los casos este problema tiene una buena evolución.

A la hora de cuidar la piel de nuestro bebé, desde el primer día de su nacimiento, es importante prestar atención en rutinas como la hora del baño, la limpieza de oídos, nariz o el cambio de pañal.

El cordón umbilical

Entre los 3 y los 12 días después del nacimiento del bebé se produce la caída del cordón umbilical. Durante el baño, y una vez al día lo lavaremos con agua y jabón. Su limpieza no requiere de mayores cuidados, aunque en ocasiones se recomienda la aplicación de alcohol de 70º o clorhexidina.

El baño, una rutina diaria

Para su limpieza corporal lo bañaremos diariamente en una bañera diseñada para bebés. Para el recién nacido basta con un baño de cinco minutos, incluso menos para evitar que la piel se reseque. La temperatura del agua es lo primero que debemos cuidar. Con la ayuda de un termómetro o metiendo ligeramente nuestro codo comprobaremos que el agua tiene que estar a 36ºC, ni fría ni caliente.

Por la fragilidad de su piel recomendamos usar geles y champús suaves como Nutraisdin Gel champú, Mustela Baby Gel, Mustela champú recién nacido y Sebamed Baby Baño de Espuma.

Aprovecha la hora del baño para revisar al bebé y así descartar erupciones, inflamaciones u otros problemas. Observa si presenta costra láctea en la cabeza. Ésta suele aparecer en las primeras semanas de vida y se caracteriza por la presencia de escamas amarillentas o blanquecinas que se encuentran fuertemente adheridas al cuero cabelludo. Para tratarla se puede aplicar aceite o vaselina y se ha de lavar la cabeza a diario con un champú especial para la costra y realizar masajes suaves.

A la hora del secado lo mejor es secar al pequeño envuelto en una toalla de algodón, limpia, suave, nueva y lavada sin detergentes abrasivos ni suavizante. Son muy aconsejables las toallitas que vienen con capucha, pues con ellas evitamos enfriamientos y el susto que se llevan algunos pequeños con los cambios bruscos de temperatura o la desnudez. Debemos secarlo muy suavemente, sin frotar y poniendo atención a las partes del cuerpo que tengan pliegues (debajo del mentón, detrás de las orejas y área del pañal) donde se podría quedar humedad.

Tras el secado, aplícale una loción hidratante, existen de diversos tipos y marcas, pero a nosotros nos encantan Mustela Hydra- Bebe, Mustela Loción y Sebamed Baby Loción Corporal. Comienza a vestirle de arriba abajo para que no pierda calor. Después podrás aplicarle un poquito de colonia, pero siempre encima de la ropa y nunca sobre la piel del bebé.

Nariz, limpieza nasal

Tras el baño y al haber usado agua caliente será más fácil limpiar la nariz del bebé. Podemos emplear suero fisiológico en formato monodosis, o bien, aspiradores nasales. Mantener las vías respiratorias limpias le ayudará a comer mejor y a dormir más tranquilo.

Crea un hábito de higiene bucal

Aunque no tenga dientes, debemos mantener limpia la boca y lengua del bebé. Para hacerlo basta con emplear un paño suave y húmedo y masajear las encías. Recuerda que siempre deberás hacerlo una vez te lavas bien las manos. Adquirir buenos hábitos en el presente, le asegurará una buena salud oral en el futuro.

Limipieza de los Oídos

El uso de bastoncillos está totalmente desaconsejado por los pediatras. Se recomienda limpiar y secar la zona externa del oído con una toalla. Con eso bastará ya que la cera que genera el propio oído protegerá al bebé de coger infecciones.

Ojos, prevención de la conjuntivitis

Los recién nacidos producen más mucosidad que los adultos, tanto en la nariz, como en los ojos. Por esta razón, es muy habitual que presenten alguna conjuntivitis, o incluso la constante presencia de lágrimas y legañas. Se pueden eliminar con toallitas estériles o suero fisiológico y si persisten, consultar con el pediatra del pequeño.

Uñas, evita los arañazos

Debemos tener en cuenta el cuidado de las uñas del bebé, que deben se estar cortas para evitar que el niño se arañe. Hay que escoger un momento en el que el bebé esté tranquilo y utilizar unas tijeras de punta redonda.

El pañal, cuidado de la piel del culito

Es importante cambiar el pañal después de cada toma. Su correcta higiene evitará el contacto de la piel del bebé con la orina y las heces. Tras el lavado es recomendable utilizar una crema o pomada protectora como Bephantol o una crema bálsamo de Mustela. A veces es conveniente, utilizar pomadas ricas en óxido de zinc durante la dentición o durante la noche, para evitar que la humedad esté en contacto con sus genitales.

No es conveniente esperar a cambiar el pañal sólo cuando se ensucie con las heces, sino que es importante saber que la orina es más irritante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

¡Gastos de envío gratuitos para compras superiores a 45€! Descartar